miércoles, 8 de enero de 2014

El reino de Dios


Cuando desembarcaron tenían solo el templo. Iglesia Universal del Reino de Dios. El Reino de Dios, como todo reino, se amplía y ahora también tienen la esquina y media cuadra. Seguirán hasta tener la manzana.

En la parte superior de la entrada hay un cartel en letras rojas que dice: Jesucristo es el Señor. Me disparó la idea de modificarle solo un par de cosas, una coma y un signo de admiración: Jesucristo, es él, Señor!, señalándole al Hijo de Dios donde se esconden los ladrones.

En la puerta hay un par de sujetos de lentes negros con cara de medir y separar a los creyentes de los curiosos. Y supongo que también cuidarán de las arcas del reino, porque en las ceremonias que aquí se celebran, se pasa la gorra con los mismos ademanes que un croupier en una mesa de ruleta. Todo para el Señor!!! Y el Señor está en el anonimato aunque CQC, en su momento, lo haya filmado, abriendo las bolsas de las donaciones a cuatro manos y riéndose mucho de felicidad al comprobar lo que recauda la Fe. Como con Fe todo se puede, todo se logra, todo se alcanza. Y sino miren la mansión que hizo con la Fe el dueño de esta iglesia. Porque esta iglesia tiene dueño. Edir Macedo, podés entrar al link y ver que la fundó en 1977 y hoy, con 68 años tiene propiedades en todo el mundo. Un obispo de esta iglesia que fue encarcelado por fraude y charlatanería, válgame Dios y las Santas Escrituras, que de escrituras éste sabe bastante sin asesoramiento inmobiliario.

Yo entiendo que la fe mueve montañas y que los humanos necesitamos creer que alguien superior nos guía, rige nuestros actos, un padre todopoderoso que nos ayuda en nuestras caídas. Yo entiendo que la gente se aferre a eso con la misma esperanza que la tabla de salvación en medio del naufragio.

No entiendo, cuando ven los programas que estos muchachos emiten por televisión, salgan corriendo para encontrar la solución por una módica suma del dinero que no tienen. Escuchamos con mi hermana una noche a uno de ellos diciéndole a una mujer que no tenía dinero para ir a la iglesia con todos los problemas que tenía, “Pida prestado y venga!!!”

Dios está en todas partes y no atiende solo en Almagro. Y creó el Paraíso para Adán y Eva pero cuando lo desobedecieron les inventó el trabajo y el sudor de la frente, porque hasta ese entonces Adán y Eva vivían en bolas y se servían lo que necesitaban. Luego fue el hombre, uno parecido al de lentes que está en la puerta, el que empezó a escribir la historia, transcribió los diez mandamientos sobre una piedra para que la gente no se mate entre sí, ni se robe, ni se escape con la mujer del vecino, como sucedía habitualmente en ese quilombo sin leyes.

Y lo que era de todos, como observa Saramago, en algún momento pasó a cercarse para ser propiedad de unos. Y allí aparecieron todas las cosas que envilecen a la humanidad, para terminar trocando dinero por la felicidad eterna.

A mi entender, uno de mis referentes en el humor, George Carlin, habla de los Mandamientos con mayor propiedad que cualquier religioso.

Pero mientras el video se proyecta, el reino de Dios exige a súbditos algunas monedas.

Palabra del Señor. Del Señor Edir Macedo.



Publicar un comentario