domingo, 19 de abril de 2015

Paraíso y tecnología



Desconectado de Internet, de Whats apps, del celular, desprendido del ciberespacio, de la redes en las que nos han atrapado como a los atunes y a los camarones.
En una playa paradisíaca la gente no observa el mar ni el cielo. Clava sus ojos en la pantalla de su Ipod, desenfunda sus palos de Selfie, para fotografiarse de espaldas a las olas y de cara al Facebook de sus contactos, para decir “Estoy aquí, este soy yo” de manera inmediata. “Observen mi suerte y mi felicidad”.
Una chica de unos veinte años cabalga sosteniendo con el estrafalario invento su celular y sonríe mirando hacia la pantalla.
La tecnología ha traspolado las prioridades, cambiado los límites de afuera y adentro, interior, exterior, público y privado.
La felicidad es mayor si se publica on-line.

Publicar un comentario