sábado, 30 de abril de 2011

¡¡¡Qué casorio!!!



Era un casamiento de la realeza pero no brindaron con Sidra Real. Supermercados Coto no abrió en Londres y en Europa no se consigue.
Tamaño despliegue de cámaras para que el Mundo vea una boda de dos príncipes que percibirán 9 millones de Euros solamente para viáticos, mientras el ajuste deja a 500.000 sin trabajo, gente que manifiesta en la calle pero no se consideran invitados a participar de la alegría de los jóvenes nobles.
La gente de TN que puso a Marcelo Bonelli, uno de su tropa de Elite, con la verborragia que lo caracteriza a describir el ramo de la novia, los comentarios de miles con su relato del cuento del final feliz y comieron perdices.
Gracias a Dios existe la televisión para verlo todo en directo y la revista Hola para repasar una y otra vez la foto del beso de los príncipes y cuánto duró, para mostrarnos cuánto puede gastar y cómo puede vivir alguien que nació en un palacio rodeado de cortesanos, sirvientes y reverencias protocolares.
Los de la foto de abajo no son piqueteros nacionales ni el grupo Quebracho. No señor, son ingleses protestando porque se quedaron sin trabajo y no pudieron hacerse ni de un canapé en tan grandiosa fiesta. Y eso que según opinan los que saben fue de las más austeras.Que bueno es contar con príncipes de buen corazón que saben ajustarse a la crisis como mi prima Matilde que se casó Aldo Bonzi.
Queda al descubierto, solo para algunos pocos, el alcance del sutil y perverso bombardeo de los medios en este tipo de emisiones.
Una mujer llamaba al programa de Víctor Hugo Morales para decir que el error fue echarlos en 1806 y 1808 con aceite hirviendo. Ahora seríamos como Australia" Que falta de visión la de aquellos pelotudos. Hubieran usado el aceite para las tortas fritas.
Otro con la voz parecida al juez Victorica decía: "Ellos festejan y nosotros con estos negros de mierda cortando las calles..."
La semilla se planta una y otra vez y se mejora. A esos tenemos que parecernos y tener el culo bien limpito para las relaciones carnales con EEUU.
¡Tengamos una monarquía!. Tomemos su Know how, su Empowerment y su Management.
Nuestros dirigentes desde hace siglos quieren que miremos a Europa, al Primer Mundo y los imitemos como chimpancés amaestrados.
¿Quién podría ser Rey en nuestras Pampas? ¿A quién le quedaría bien un traje como el del Príncipe Guillermo?
Somos esto que pretende parecerse a y no ser como es. Lo que se dice un renegado de su condición de sudaca y de su orígen.
Pensando así no podemos ser ni una colonia, ni siquiera una fragancia.


Publicar un comentario