miércoles, 4 de mayo de 2011

Como matamos a Bin Laden

Una nueva filtración en los correos electrónicos puso a la luz el operativo para asesinar al terrorista número 1, según el ranking de la FIFA, ubicado apenas un escalón mas arriba de Andoni Goicoechea, quien quebró a Maradona cuando jugaba en el Barcelona.
"Había reducido su sistema de seguridad cuando Obama fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz"
Bin Laden puso en el muro de Facebook: Hasta se parece a mí en el nombre... Obama, Ossama. Un negro en la Casablanca, qué contradicción...
Bin Laden cortaba el césped de su jardín los jueves a las 17 horas y el ruido de la  cortadora nos impedía escuchar con claridad las conversaciones entre las células de su páncreas.
Nuestros rastreadores habían detectado una exagerada repetición de gritos de Bingo!!! en una residencia de la capital paquistaní, cuando el Bingo está prohibido como juego, igual que las carreras de embolsados. Prestando mayor atención a los gritos descubrimos que la frase completa era Bin, Gobernemos!!!
Habíamos rodeado la manzana unas horas antes aunque notamos que otras frutas estaban más apetecibles.
Le twiteamos a la CIA que estábamos listos y Obama en persona apareció en el Skype de nuestros Ipods entonando "La farolera tropezó", frase que en clave significa Luz Verde. Con la luz verde todo se puso amarillo y luego rojo como los semáforos.
Una de nuestras bombas había hecho blanco como nos pidió el negro.
Algunos alcanzaron a salir con las manos levantadas pero con el mismo semblante hostil que tienen los musulmanes sin afeitarse a la mañana.
El Sargento O Hara gritó: "Ríndete Bin y tendrás un juicio justo". Y justo en el torax le metimos la mayor parte de nuestras municiones.
Yo ví cuando lo metían en una bolsa como si fueran las acciones de Enron, mientras el Sgto O Hara nos  pedía monedas para el parquímetro que ya estaba por vencerse.
Seremos recibidos como héroes. Aunque antes haremos algunas extras en Libia porque el ranking del terrorismo volvió a cambiar.

Publicar un comentario