viernes, 19 de abril de 2013

Carroñeros


Se definen como animales carroñeros, necrófagos,  a aquellos que se alimentan de animales muertos sin haber participado de su caza. Los buitres son un claro ejemplo. Aprovechan la ocasión de un banquete en el que no trabajaron en su preparación y se benefician de su ingesta.

En momentos de dolor, enfermedad, debilidad, tragedia, otros carroñeros también se presentan en escena. En la inundación de La Plata, en aquella terrible también de Santa Fe, merodeaban las casas, donde el agua había hecho estragos, aprovechando el desconcierto y la oscuridad, ciertos vertebrados con el nefasto objetivo de apoderarse de todos los enseres que sus castigados moradores habían dejado para ponerse a salvo.

Cuando mi viejo estuvo internado en el hospital, en una de las pocas siestas que le permitía el dolor de su pierna, le sustrajeron una radio, la  plata para pagar el uso del televisor, dinero, un walkman y los documentos personales.

La diferencia entre bichos y humanos es que los primeros contribuyen con el ecosistema al eliminar restos orgánicos y reciclarlos, como es  el caso del tiburón, que extrae  del agua animales muertos impidiendo la propagación de enfermedades.

El hombre amerita con sus gestos viles colocarse siempre unos escalones debajo en el mundo animal.
Publicar un comentario