jueves, 9 de julio de 2009

Virus virulento


Para terminar con el flagelo de la Gripe A, el Ministerio de Salud lanzará una Campaña bajo el slogan "Pido gancho, el que me toca es un chancho" que comprende un agresivo plan de lucha conta el virus.
Dentro de las medidas y en sociedad con el Ministerio de Transporte, se han suspendido los controles de inspectores en trenes y ómnibus. Los voceros de la iniciativa afirman que sin el chancho a bordo, la posibilidades de contagio en los medios de transporte se reducen notablemente.
Quedan suspendidos todos los servicios de lunch, catering, restaurantes, casas de comidas y deliverys para que pierda fundamento aquel refrán que dice "La culpa no es del chancho sino del que le da de comer"
Quedó terminantemente prohibido "El chancho" en los juegos de naipes y si se permite "el culo sucio" siempre y cuando los participantes se comprometan a lavarse las manos una vez terminada la partida.
El Ministro de salud dijo en conferencia de prensa hoy a la mañana: "No hay que alamarse. Virus, virus, lo que se dice virus, es el que me entró en la computadora el mes pasado. Esto lo arreglamos en dos días. Este virus no vuela, solo se desplaza caminando y esto con un buen seguimiento y algunas escuchas telefónicas sabremos a dónde se dirige y porqué".
El movimiento del virus sometido a observación mediante microscopio hace que se detecte al primer golpe de vista porque este malévolo microorganismo, al desplazarse, se hace el chancho rengo.
Se ha ido fortaleciendo con el paso del tiempo. Los virus tienden a mutar con mayor celeridad y virulencia que los políticos aunque a diferencia de éstos no dejan promesas incumplidas, cuando dice que ataca, cumple, declaró a los medios un importante infectólogo.
Se desplaza rápidamente gracias a su tracción delantera y su caja de cinco velocidades. No respeta nuestras advertencias ni hace caso a las ordenanzas de tránsito, sino ya lo hubiésemos pescado en algún semáforo.
Los laboratorios corren por la vacuna pero no muy deprisa. El virus se ha convertido en un negocio porque sumado a la gripe aflora el pánico y contra el pánico tienen muchos más medicamentos que contra la gripe.
Se ven escenas extrañas en la calle. Gente con barbijo nos mira de muy mala manera a aquellos que osamos toser o estornudar. Hoy un hombre entró al subte con antiparras.
Ayer, en una farmacia atestada de gente, entró un hombre con barbijo y sin respetar la cola que lo insultó airadamente, sacó un arma y se llevó la recaudación de la caja. Algunos testigos afirman que podría estar infectado porque antes de irse cometió la chanchada de escupir en el suelo.
Los mantendremos informados.

Publicar un comentario