sábado, 22 de agosto de 2009

Declaraciòn

Quizàs fue sopesando el crucifijo de oro macizo que colgaba de su cuello, o bajo la influencia de las sobrecojedoras imàgenes de los frescos del techo de su sala, el papel satinado en blanco inmaculado con el timbre al agua del sello oficial, o el sutil diseño que los sastres confirieron a su ùltimo hàbito. Lo cierto es que con decisiòn y delicadeza, quitò el capuchòn de su estilogràfica Mont Blanc 888 y con la mano izquierda sobre la frente en clara señal de agobio escribiò: "La pobreza es un escàndalo". Satisfecho, el Papa Benedicto XVI pidò que la frase fuese publicada en el boletìn oficial del Vaticano.
Publicar un comentario