sábado, 13 de marzo de 2010

Veneno


Me dieron el veneno en cuentagotas
y en algún secreto pacto decidieron
que las palabras Patria y pueblo se destiñen
con el paso del progreso y de los tiempos.
Juraron a escondidas, sin disenso,
le haremos creer todo lo que llegue a sus manos
con manos tan distintas a las nuestras, tan manchadas.

Nos dieron la estridencia de sus frases,
la postura y la maldición de Mitre en nuestra historia,
abrigaron en silencio la esperanza
que todo lo que sucede termina en el olvido
y lo que no está no existe, salvo dios.

La tinta derramada se parece a la sangre,
y todo justifica, hasta el despojo,
y se dieron ese abrazo tan fraterno
con el que cierran acuerdos los infames.

Nos dieron el veneno en cuentagotas
día tras día su grandeza en la portada,
como si fuesen la bandera, el campo, el sentimiento noble,
el franco derrotero y las noches del futuro.

Entraron de polizones a nuestras casas
escondidos en el murmullo de alguna radio
se treparon a nuestras camas en los sueños
nos dieron de beber, nos encerraron.

¿Cómo creerles, cómo a estos disfraces?
que dicen democracia y brindan con golpistas
que hablan de perdón porque bien saben
no todo es perdonable.
Publicar un comentario