sábado, 18 de diciembre de 2010

El Gran Ruffini


La Asociación de magos lo tenía entre ceja y ceja porque, no sin razón, consideraba que amparado en el parecido sonoro del Gran Houdini, ampliaba su poder de convocatoria.
Finalmente, su carrera como mago la sepultó la Asociaciòn Protectora de Animales cuando constató que en 14 funciones murieron 136 animales de manera violenta. La última, una paloma, sobrevoló en llamas la primera fila del teatro, se estrelló contra el cortinado y obligó a desalojar la sala.
Volvió años después con el mismo nombre artístico: el Gran Ruffini, pero como crítico de espectáculos, donde adquirió una basta legión de seguidores y enemigos mortales entre la comunidad artística en general.
Me cautivó su desparpajo, su estilo punzante, directo y hasta diría sangriento y despiadado.
No hablaba ni escribía por comentarios. Asistía a los espectáculos y los desmenuzaba con su block de apuntes y su bolígrafo. Su libro "Se pueden morir todos estos", me ayudó a reencontrarme con las críticas publicadas que no había leído, porque las que sí leí, me convirtieron en uno de sus admiradores.
La primera que me impactó fue:
"Escucho cantar a Arjona y justifico la pena de muerte"
"En primera fila, un grupo de mujeres lo miraban embelesadas. Me distancio de aquellos que confunden un hecho escatológico con una expresión artística".
El libro está dividido por géneros y allí encontramos que opinó con crudeza de cada expresión del arte.
Cine:
"Hollywood por su daño y alcance es la industria más parecida a la armamentística"
"Hay películas que se filman como pasatiempos, para ver en un micro mientras se viaja. Ésta puede servir para entusiasmar a quienes van a ser ejecutados con la Pena Capital"
"Me debo haber dormido a los siete minutos. Desperté cuando el chico vuelve al pueblo. La recomiendo para después de un estofado bien regado con vino"
La noche que le colocó 4 Ruffinis (cinco era el máximo) a Cinemá Paradiso la embajada de Italia le envió flores a su casa.
Cuentan que Woody Allen preguntó por él cuando Interiores se estrenó en Buenos Aires.
El Gran Ruffini en el teatro:
"Una obra en tres actos de los cuales podrían suprimir dos para que con el que queda un buen abogado consiga una condena por crimen doloso"
"Ayer fui invitado por un amigo para que asista a su estreno. El desarrollo de la pieza terminó con la amistad agigantando mi libertad para escribir lo que considero justo."
"He visto grandes mamarrachos. Este rankea entre los primeros diez"
"Hay actores que no entendieron a sus directores, a sus maestros, a sus referentes. Los invito a abrir un kiosco donde al fin puedan ser ustedes mismos y si quieren actuar no infieran en el arte y si en la posible venta de alguna golosina"
Artistas valerosos colocaban al pie del afiche de su obra: Invitamos especialmente al Gran Ruffini.
Cuentan muchos actores que en los estrenos interesaba más saber sobre su presencia en la sala que sobre la cantidad de espectadores.
A uno de sus ex colegas magos no le fue mejor.
"Un acto de magia que lo reinvindicaría sería el de su propia desaparición"
El Gran Ruffini viendo televisión:
"Tinelli alcanzó los 40 puntos de rating. La televisión argentina también alcanzó los cuarenta puntos en su profunda e incurable cicatriz"
"Bailando por un sueño está muy bien. Yo me duermo"
"Los programas de chismes nos dan la verdadera idea de quienes son artistas, quienes gatos y quienes proxenetas".
"Mirta Legrand festejó sus treinta años de almuerzo. Cierta farándula tilinga festeja con júbilo. Hay quienes creen que es una diva como puede etiquetarse a Rita Hayworth. A mi me causa menos gracia que el Museo de Ciencias naturales"
"Se ha practicado muchas cirugías para conservarse lozana. Para pesar nuestro aún no recurrió al formol"
"No me asombran sus comentarios, hasta me parecen oportunos por el horario. Siempre es aconsejable después de un almuerzo mover el vientre"
El Gran Ruffini en las galerías de arte:
"Algunos pintores aprovechan que entre el público hay quienes ven un cuadro por primera vez. Es para ellos como nacer y caer en manos de un obstetra llamado Frankestein"
"Me asombran algunos títulos de los cuadros. "Catarsis", "La apoplejia de la mariposa", "Tráfico indeciso". Aconsejo al pintor a dedicarse a colgar solo los títulos prescindiendo de los cuadros que le restan calidad al mensaje"
"Es cierto: Rigoddi me ha arrojado una botella en su muestra. No pienso hacerle juicio. Es mayor el daño que le ha hecho él a la cultura"
"Antes de colgar alguno de sus cuadros es mejor pensar primero en el autor"
Odiado por los medios, es un punto de referencia más entre los grandes críticos.
Gracias maestro!!!
Publicar un comentario