lunes, 19 de agosto de 2013

Feliz día del niño, corazón

Dejé mi bicicleta en el furgón del tren y me senté en el vagón siguiente detrás de dos asientos enfrentados donde viajaban una nena de unos cinco años, su padre y una mujer.
-La televisión es una porquería y vos ves mucha televisión en la casa de tu mamá que no te controla –le dijo el papá a la nena. En casa yo no la dejo ver tanta tele…
-Podríamos llamar a tu mamá y decirle que no querés venir a domir a mi casa, que estás yendo para allá y le jodemos los planes… Dale, que te parece? –insistió el hombre que no festejaba el día del niño.
La mujer, su novia, los observaba sonriendo.
La nena intentaba insistir con un juego y el padre perdía la paciencia.
-Desde que se levantó está así, no para. ¿A qué hora te da sueño a vos? –le preguntó a la niña mirando a la mujer sentada enfrente de ellos.
-Cuando te ponés caprichosa, insoportable, me hacés acordar a tu madre…

Las maestras suelen citar a los padres para decirles: “tiene dificultades de concentración en las tareas, no se integra, no sabe compartir con sus compañeritos, se distrae”. Y los padres se preguntan porqué.
Publicar un comentario