sábado, 2 de noviembre de 2013

Gracias


Cuando abrí el blog y leí que el contador había pasado las 20000 visitas me quedé pensando.
Siempre dije que cantidad en la aceptación de cualquier expresión, de cualquier producto, no significa calidad,. Muchos ejemplos tenemos al respecto. Muchos programas que son basura cuentan con millones de encendidos. Y miles de artistas exquisitos, brillantes, inigualables no gozan con la aceptación popular,  el favoritismo de las masas.
Pertenezco a una generación que creció, como dice Charly García con Videla. Amordazadas sus posibilidades de expresión porque las bocas que hablaban en aquellos tiempos eran las de los fusiles. Esos tipos dieron vuelta todo de manera drástica. En el colegio teníamos como materia, en reemplazo de Instrucción Cívica (claro de qué civismo podíamos hablar si gobernaban militares) ERSA, Estudio de la Realidad Social Argentina.
Claro, al servicio de las botas había intelectuales, profesores, semiólogos, curas, rabinos, que sugerían cómo debía manejarse la educación, la comunicación, la cultura, al servicio de la Patria que ellos representaban.
Un amigo me dijo: “Somos los jóvenes de ayer”, otra referencia a García.
Vivimos la democracia y luego la llegada del menemismo. Y él lo lee de esta manera: Nosotros que crecimos en dictadura, donde ser joven no era lindo como ahora, donde te llevaban preso por la cara, y luego más grandes quisimos armar algo para ganarnos el pan o una pareja, y los 90 terminaron siendo la pesadilla nacional donde hubo record de quiebras y divorcios...Quien recuerde de donde vinimos no puede menos que apoyar el RUMBO aunque no el Gobierno, porque toda otra cosa viene a contrapelo y nos devuelve al pasado denigrante de crecer con vergüenza de tu pais, de tus representantes. Quien no vea eso es un pelotudo o un H.d.P.
Sin embargo.....Aunque esto sea dificil para nosotros, no debemos olvidar que en esa misma epoca, se mantuvieron o crecieron propuestas televisivas como Mirta, Susana, Tinelli, Mauro etc. y hubo un par de generaciones que se regocijaron con su superchería y banalidad, que les enseñaron a opinar sobre la gente por pelotudeces [GranHermano] que los iba preparando para no ver lo esencial sino lo banal. No es posible que esos engendros culturales sobrevivan sin el vampirismo intelectual de su fiel teleaudicencia, ese es el caldo de cultivo donde crecen las mentiras, el odio, y la estupidez
Una especie de bombardeo ininterrumpido como el de Irak pero sin armas. Un taladrar constante desde los medios masivos para cortarnos a todos con la misma tijera. En algunos casos lo lograron.
El corso a contramano que desfila en mi cabeza tiene también parte de esas murgas, siempre al revés de las necesidades de la gente y en el camino de sus beneficios personales. Entonces aparecen en este blog, cuyo diseño debería cambiar a partir de hoy, textos cómicos, reflexiones, historias absurdas.
Gracias a los que vienen y leen. Gracias a los que comentan. Gracias a todos.
Molo
Publicar un comentario