sábado, 18 de octubre de 2014

Zamba del solo

A veces ocurre, claro. Uno no sabe escribir música y olvida como se tocaba lo que había compuesto.

Zamba del solo      23/03/08

Soltó todas sus palomas,
las vio manchar el Lucero,
sus alas buscando un rumbo,
inspiración del deseo.

Años que carga en la espalda,
maleta de mil recuerdos,
calles, senderos, fragancias,
coraje que templa el miedo.

El hombre solo tiene
los días que ha vivido
y una daga afilada
a la que llamó el olvido.

Se fue sintiendo tan solo,
una balsa a la deriva,
velero de mar en calma
en las aguas de la vida.

Anduvo y fue desandando
pasos atrás del destino,
luces de estrellas fugaces
fueron marcando el camino.



Publicar un comentario