jueves, 1 de enero de 2015

Estaffardi le responde a Mauricio

Mauricio, el que busca emularme, confundir a mis seguidores con su mensaje, ahora envía además correos electrónicos.
Yo tomo su correo y le mando mis observaciones.
Un saludo caluroso para un gran 2015,

Alfredo Estaffardi



Escribe Mauricio:
Soy totalmente optimista y, como dijo China Zorrilla, "ser optimista no tiene arreglo, es como ser petiso". Yo siempre pienso que mañana todo será mejor. Así viví toda mi vida, porque el optimismo me empuja hacia adelante.
Te empuja el optimismo de hacer buenos negocios, Mauricio. De los petisos se dice también que tienen otras cualidades. Ricki Maravilla, hombre sabio en profundidad se hizo esta pregunta y fue un éxito.

A veces, cuando mirás hacia atrás, te das cuenta de que algunos años fueron decisivos en tu vida. Lo que pasó en alguno de ellos torció tu destino hacia un lado o hacia otro. Puede ser el año en que decidiste ir a vivir a otra ciudad, el año en que decidiste estudiar algo, el año en que te casaste o el año en que te divorciaste, cuando cambiaste de trabajo, cuando decidiste tener un hijo...O el año en que deberías haber hecho alguna de esas cosas y no la hiciste...En cualquier caso, viendo hacia atrás, se nota que una parte de tu futuro estuvo en tus manos.

Está muy bueno para un libro de autoayuda. “Cómo hice mi primer millón y cómo me ayudó el Estado”

Nos guste o no, muchos de los aciertos y los desaciertos de la vida tienen nuestra firma.
Es cierto. Hay varias cosas que firmaste en tu desafortunada gestión. No importa. Se solucionará. Si tenemos que subirle 10 cms más a los viaductos donde no pasan las ambulancias, compensamos subiendo también el ABL y todos chochos que les puede dar un ataque tranquilos que la ambulancia seguro que llega con el techo intacto. O quizás la idea haya sido que llegue descapotable y la gente va tomando una dimensión de tierra y cielo mientras la trasladan. La idea no cuajó.

El año que viene es uno de esos decisivos para todos. Sea como sea, la Argentina, como país, irá por un rumbo distinto, y eso cambiará la vida de millones para siempre. Personalmente me llena de entusiasmo tener la posibilidad de liderar este momento de cambio, porque estoy convencido de que llegó la hora de abandonar años de frustraciones. Estoy seguro de que podemos esperar que, en adelante, las cosas estarán siempre un poco mejor y no un poco peor, un poco más nuevas y no un poco más rotas, un poco más limpias y no un poco más sucias, un poco más felices y no un poco más amargas...

Acá coincidimos. Todos queremos que las cosas estén mejor. Pero una cosa es que esté mejor todo el país y otra que esté mejor Barrio Norte. Para eso se necesita gente capaz. Lamento informarte que no tenés chances en el casting. A nadie se le ocurrió todavía hacer un programa como ese que rescata talentos, donde aparezcan políticos que van con sus planes y reciben las respuestas de la gente. Me lo anoto como idea.

Que esto pase o no pase depende solamente de nosotros. Del tamaño de nuestro entusiasmo, de nuestra audacia, de nuestra determinación. Pero no hay dudas de que, una vez más, nuestro futuro estará en nuestras manos.

Volviste con el petiso y con el tema de los tamaños. Me parece una idea fija la tuya, Mauri. Deberías hablarlo con tu analista.

En las vísperas de las Fiestas, que reúnen a lo más importante que existe en el mundo alrededor de la mesa, brindando y llenos de esperanzas, te deseo lo mejor de lo mejor para tu 2015, con la persistencia de mi optimismo, que no tiene arreglo, como ser petiso.

Nos gustaría ver tu mesa y comparar. Es posible que la gente que se reúne en la tuya no sea jamás invitado a la mía. No es bueno mezclar la familia con los negocios, dicen algunos expertos, pero ya es tarde en tu caso, porque tu primo Jorge está en el Municipio de Vicente López predicando el evangelio de la iniciativa privada de los petisos, el curro de los derechos humanos, cantando cada loco con su tema, como vos en el Borda, no se si recordás. Aquella represión en que la policía ponía en duda a la población sobre quién debería estar internado y quien libre. Aquellos muchachos de casco que parecían ir a invadir Corea del Norte, Mauri.
Un abrazo,

Mauricio

Sacá tus conclusiones.
Este correo te puede llegar a vos.
Si sos petiso, estás salvado.
Te saluda,

Alfredo Estaffardi
Publicar un comentario