martes, 29 de diciembre de 2015

Piso 14

De todos los departamentos en que vivimos, el de la calle Thames fue el más amplio. 4 ambientes, dos baños, una cocina amplia con lavadero, balcón a la calle.

Tenía 14 pisos y una terraza enorme donde colgar la ropa. Esperábamos que el tambor del lavarropas terminara de centrifugar, colocábamos la ropa escurrida en un recipiente de plástico y subíamos a tenderla, cuidando de sujetarla bien con los broches porque el viento podía mudarla sin permiso a cualquier techo del barrio.

Una tarde subí a la caída del sol. Tendí la ropa y bajé las escaleras como siempre. La encargada del edificio, Berta, que venía caminando por el pasillo del último piso, se encuentra por sorpresa conmigo. Da un grito y se queda tiesa, pálida con la espalda contra  la pared. Entendió que también me había asustado tanto como ella con su reacción. Tomó aire y apenas se recompuso me explicó.

La despertó la policía una madrugada y sin darle explicaciones le pidieron que los acompañara. Fueron hasta el 14 D. Entraron al departamento y la condujeron hasta el baño. Colgado de la ducha estaba el dueño.


Cada vez que Berta subía hasta el piso 14 el corazón le galopaba en el pecho. Habían pasado años pero nunca pudo escapar a la sensación de angustia que se le metía en el cuerpo cuando llegaba a ese piso. 
Publicar un comentario