sábado, 2 de enero de 2016

Cuando te recuerdan


Comencé a subirme a los escenarios en 1982. En el 85 se abre el Bar El Taller en Serrano y Honduras y allí arranco, luego de un par de dúos con Willy Landin y Fernando Brucco, el primer unipersonal: Solo Molo.

El Taller era un bar con escenario y por allí pasaron Los Melli, Los Kelonios, El Bollini Club, Willy Landin, Pompeyo Audivert, Eduardo Calvo, Mc Phantom, Los Tramontina, Los Ganzúa y una larga lista de bandas de rock, jazz y pop.

Supongo que un día tendría que sentarme a escribir las mil anécdotas, antes que me visite el alemán y apenas recuerde cómo me llamo. Después de la función compartíamos la mesa con amigos y colegas. Era una fiesta trabajar allí. Siempre aprendí algo, siempre me sorprendía.

Para llamar la atención de la gente, romper el ambiente de bar con la gente conversando, bebiendo, etc, yo arrancaba con un monólogo escrito en forma completa con palabras cuya vocal era la O. “Morochos!!!, monólogo Solo Molo. Molo, como yo, mocoso ortodoxo, contó todo lo loco, no posó por otros, no. Tomó los fondos, copó los fosos o como yo cortó los horrorosos copos” y así unos tres minutos que cerraban con una canción, respetando ésa estructura.
Todos nosotros somos locos
Tontos como vos
Somos mohosos, otros son forros,
Somos como vos…

En primera fila, en casi todas las presentaciones que se anunciaban con un cartel en la puerta dos días antes, se sentaban cuatro hermanos muy pequeños. El show era casi siempre a eso de la una de la madrugada. Estos pibes se escapaban de su casa y venían a ver los espectáculos. A Luis, uno de ellos, ya cuando entró en la adolescencia,  le entregué un libro de Bradbury. Años más tarde me confesó que el libro lo había marcado. Hugo, su hermano, hoy me sorprendió con un mensaje de texto en Facebook. Y me encendió los motores con una anécdota que ya había olvidado.

Molo querido, te mando un saludo a ti y a todos tus queridos de parte mía y de Luis. Te dejo un recuerdo de una situación vivida: En medio del 'esquech' TODO CON "O", que era disparado a cierta velocidad. El porteño de siempre, el figureti de ocasión que nunca falta, dispara desde el fondo:-...forro!.., y tu, con un cuarto de giro hacia donde venia el sonido y sin cambiar la expresión de los párpados entrecaídos y sin dejarle un segundo de tiempo:- Cómo?,no!!. ahogando al inoportuno entre las risas de todo el "Bar el Taller"! Nos has marcado, Roberto y no te olvidaremos!!!!
Hugo

Luis es el tercero de la izquierda y Hugo el sexto. 


Publicar un comentario