viernes, 1 de julio de 2011

El fútbol como bandera


Leo todos y cada uno de los comentarios que dejan en el blog. Y hace poco he recibido uno de Carla preguntando sarcásticamente a qué equipo de primera división iba a alentar ahora.
Yo respondí que mi equipo es y seguirá siendo River no importa la categoría donde juegue. Y que a nivel internacional, luego de leer a Galeano en su libro "El futbol a sol y sombra" mis simpatías se inclinan por el Dynamo de Kiev. Propuse que averiguara porqué, porque las razones que inicialmente encontré en un texto brillante del uruguayo, son públicas en la web.
La historia del Dynamo merece el mayor de los respetos.
Lo pueden encontrar en Wikipedia y desde allí lo transcribo, sin el brillo del maestro.
Una historia singular del equipo es la del "Partido de la Muerte", que sucedió en 1942, estando Ucrania ocupada por la Alemania nazi. En verano de 1942, la Selección Nacional de la Wehrmacht propuso al FC Start, un equipo formado mayormente por ex jugadores del Dynamo, jugar un partido en el Estadio municipal. Los alemanes fueron muy confiados al encuentro, puesto que ellos eran deportistas preparados y los jugadores del Dynamo, aunque eran futbolistas profesionales, estaban mal alimentados y su indumentaria era precaria. Comenzó el partido con las gradas a rebosar, y con los principales militares de la Wehrmacht en Ucrania en el palco. De momento todo iba bien para los invasores y los alemanes meten el primer gol de la tarde, pero todo se tuerce para los alemanes y terminan el primer tiempo perdiendo 2 a 1 contra el Dynamo. A los vestuarios llega un oficial alemán y advierte a los jugadores del Dynamo que los alemanes jamás habían perdido un partido en territorios ocupados, y que si ganaban el partido serían todos fusilados. Los jugadores volvieron al campo y, haciendo caso omiso de la amenaza, metieron el tercer gol a los alemanes. El estadio se vino abajo y, sin dar crédito a lo que veían, las gradas vieron como el FC Start marcaba el cuarto gol. Antes de llegar a los 60 minutos de partido, el árbitro dio por finalizado el encuentro y los jugadores del FC Start fueron arrestados. Posteriormente algunos fueron enviados a campos de concentración donde morirían.
La historia inspiró dos películas: La película húngara de 1961Két félidő a pokolban” y la película americana de 1981 Evasión o victoria.
Este crimen fue confesado durante los juicios de Nuremberg.
En la entrada del estadio hay un monumento a los once fusilados esa tarde.
Publicar un comentario