miércoles, 15 de febrero de 2012

Los libros que me esperan

Descubrí a José Saramago cuando llegó a mis manos El Evangelio según Jesucristo.
Supe en las dos primeras páginas que el libro me atraparía. Luego llegaron otros, que tuvieron la paciencia de esperarme en la mesa de luz, antes de dormir, cuando más disfruto de la lectura y quedo influenciado por la atmósfera de los buenos relatos.
Luego como barcos a buen puerto fueron llegando otros que no voy a poder detallar en orden cronológico:
Todos los nombresMemorial del ConventoLas intermitencias de la muerte, libro que te deslumbra al ir descubriendo en su trama todas las dificultades que se originan a partir de un 1ero de enero en que la gente deja de morir, La caverna, donde plantea el fin de muchas profesiones, como la del alfarero, su protagonista principal, epidemia que afecta al mundo contemporáneo, El viaje del elefante, y hay otros libros como Casi un objeto, que es una especie de cuaderno de memorias donde cuenta su infancia y sus orígenes, la vida familiar.

Saramago fue un escritor comprometido con su tiempo y con las causas perdidas, además de un gran narrador.
Giran por la web algunos ppts con sus frases, sus bellas y poéticas frases.
Soy un lector, no un crítico literario que disecciona su obra, que analiza su estilo. Algunos amigos me han dicho que no han podido avanzar de las primeras páginas por su morosidad descriptiva, en fin, cuestión de gustos personales.
Sus frases:
"La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva."
"Las tres enfermedades del hombre actual son: la incomunicación, la revolución tecnológica y su vida centrada en su triunfo personal"
"Los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas, porque los opitmistas están encantados con lo que hay"
"Dentro de nosotros hay algo que no tiene nombre y eso es lo que realmente somos"
"¿Qué clase de mundo es éste que puede mandar máquinas a Marte y no puede hacer nada para detener el asesinato de un ser humano?"
"Pienso que todos estamos ciegos. Somos ciegos que pueden ver pero que no miran"
"No te pido que me cuentes todo, tienes derecho a guardar tus secretos, con una única e irrenunciable excepción, aquellos de los que dependa tu vida, tu futuro, tu felicidad,  ésos quiero saberlos, tengo derecho, y tu no me lo puedes negar"
"El poder real es económico, entonces no tiene sentido hablar de democracia"
"No busques trabajo: escribe"
"Todo el mundo me dice que tengo que hacer ejercicio. Que es bueno para mi salud. Pero nunca he escuchado a nadie que le diga a un deportista: tienes que leer"
"Es hora de aullar, porque si nos dejamos llevar por los poderes que nos gobiernan y no hacemos nada por contrarrestarlos, se puede decir que nos merecemos lo que tenemos"
"El tiempo no es una cuerda que se pueda medir nudo a nudo. El tiempo es una superficie oblicua y ondulante, que solo la memoria es capaz de hacer que se mueva y aproxime"
"Existen dos superpotencias en el mundo: una es Estados Unidos, la otra eres tu"
"Yo no invento, solo miro por detrás de lo que ya existe"
"En un matrimonio hay tres personas: el hombre, la mujer y la tercer persona formada por los dos"
"Si es que hay que buscar el sentido de la música, de la filosofía, de una rosa, es porque no estamos entendiendo nada"
Sus libros están plagados de profundas y certeras reflexiones, en cada lento divagar de sus protagonistas, en cada mirada sobre el Mundo que nos rodea.
Ahora tengo que dejarlos: El año de la muerte de Ricardo Reis me está esperando.


Publicar un comentario