lunes, 15 de agosto de 2011

En el bunker de Estaffardi

Por Richard Harris, periodista de The Sun
Podría definirla como extraña esta cobertura periodística desde el bunker del Partido de la Etica y la Democracia Organizada, cuyo candidato a la presidencia de la nación es el Doctor Alfredo Estaffardi.
Eramos tres los periodistas que compartimos las horas con el candidato y sus asesores: uno de la revista Juventud Cristiana, uno de la  gacetilla de Sociedad de Fomento La Lucila y quien escribe esta nota.
Alfredo Estaffardi llegó al bunker a toda marcha y con un saludo rápido se metió de lleno en lo que el partido denomina el Salón Blanco u Oval. Estuvo algunos minutos allí encerrado mientras gritaba que no había señal de Wi Fi.
Al salir se encontró con la primera mala noticia de la jornada.
-Alfredo, la imprenta no entregó las boletas a tiempo y no hay en las mesas.La gente está llamando y dejando mensajes en Facebook...
Pidió dos medialunas y el diario de la mañana. "Cualquiera menos el Clarín".
"Analizar la política argentina es un juego de niños para mí. Fui el primero que dijo que Macri ganaba por escándalo. Ya tenía el escándalo del Borda, el escándalo de los municipales, el escándalo de las escuchas telefónicas... Era una elección cantada"
Recibían información de boca de urna con un extraño método donde contaban los autos que habían lavado los militantes que entregaron las boletas a la gente: uno en Villa Adelina, dos en Neuquén, uno en Mataderos. Y por cada llamado al bunker festejaban con abrazos y gritos de victoria.
"Si esta tendencia se mantiene, entramos. A las 5 tenemos que pasar los 400...
-Alfredo, tienen que ser 400.000 para entrar...
Se quedó mirando la planilla excel con los votos registrados. "Estos tres ceros de acá son los que nos complican el panorama..." ¿Hablaron con la imprenta?
-Dicen que no le aceptaron la primera prueba porque la Junta Electoral no aceptó su imagen esquiando..
"Claro, pero le dejan hacer un spot a Alfonsín que parece escrito por el dúo Pimpinela: Yo creo en vos, Francisco, y yo en vos Ricardo...
Me acerqué por primera vez viendo que estaba relajado, aflojándose la corbata.
-¿No cree que con estos resultados de a uno, de a dos, de a tres, en algunos casos como en Chacarita, el resultado no es alentador?
- De a uno come la gallina y se llena...
"Hay que aprender de esto, como todo en la vida. Nosotros trabajamos para la gente y en ese trabajo nos concentramos, también hay que aparecer en la televisión, hacer un buen escándalo, mandar algún diputado a bailar con Tinelli y entrar por lo menos con el voto telefónico de la gente..."
La realidad puso su punto final a las 18 horas, al cierre de los comicios.
-Alfredo, 403 votos, dos en duda, según los fiscales...
- ¿En qué distrito?
-En todo el país...
Y allí volvió a repetir una de las frases de cabecera de su libro: "La historia me absorverá"
Pude observar de reojo que tenía su notebook abierta y chateaba con uno de sus hijos.
-Papá, estás bien?
- Si nene, la que está mal es la Nación, y el Clarín ni te cuento...
Se acercó un candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires.
-¿Qué hacemos Alfredo?
-Preparen las cámaras para mañana que voy a darle un discurso a los 403 que confiaron en nosotros..
- Los dos dudosos fueron impugnados...
- A los 401. No se olviden de ese número, no se olviden de esos nombres. Mándenles una pizza esta noche a la casa...
- ¿Con qué dinero, Alfredo?
- Con la chequera que nos  quedó del Banco Patricios...
Esa gente que nos sigue es el embrión con el que forjaremos la Patria de la Justicia, la Patria de las Ideas, la Patria del Trabajo a destajo, la salud. A propósito, hay algo para tomar?
"No fue una mala elección para un partido joven, que tiene apenas 11 años y que forjaron Francisco Abaurrea y Aldo P. Chamuyo antes de partir hacia Tahití.
Mañana mismo comenzamos a trabajar con nuevos proyectos. Que no decaiga. La gente cree en nosotros y nosotros en la gente. No se olviden de poner la cadena a la puerta de entrada."
Cerré mi notebook y me preparé para volver al hotel. Escuché un casi casi y no pude contener la risa. Me increpó de manera tajante, demostrando su autoridad.
"Vamos a ver si mantiene la sonrisa cuando vuelva a Londres, usted. No se equivoque, no es niebla, es humo lo que se ve desde arriba"

Publicar un comentario