sábado, 14 de diciembre de 2013

Luis, maestro de pintores


Se fue entre sueños, como soñamos irnos todos.
Se tomó unos vinos y cenó con amigos en la casa de Maldonado, Uruguay, que él mismo armó y decoró con el material que encontró: ruedas de carros, pedazos de madera, listones, rieles, ese toque que le dan los artistas con alma de arquitectos. Y soñando como siempre, no volvió a despertarse en este mundo.
Fue maestro de mi amigo Marcelo Gabella y de mi hermana Tere. El cuadro que aparece debajo de este artículo Marcelo lo pintó en su taller, trabajando con su particular estilo.
En su casa hicimos el homenaje a Marcelo y su obra. Hace unos días hablamos por un nuevo proyecto que nos unía. Me dijo, con el alma de pintor siempre cerca,  que estaba feliz por haberse operado de cataratas y volver a ver con la nitidez necesaria para seguir creando. Que la vida era otra.
Una tarde, en Uruguay, me dio una clase maestra sobre la diferencia cultural entre Uruguay y Argentina con un puñado de billetes. Me mostró que los uruguayos en su moneda nacional tienen escritores, pintores, artistas y nosotros tenemos a tipos como Roca. Y eso nos fue llevando a otros temas, mezclados con la visión de escritor y pintor, charla regada con vino.
Se fue entre sueños, en la maravillosa casa que construyó en Maldonado, a donde le gustaba ir para recorrer el interior uruguayo y embeberse en su cultura gaucha. Chau Luisito.




Publicar un comentario